La Caida de la ciudad de Le Saint crux

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Caida de la ciudad de Le Saint crux

Mensaje  Grimgor Ironhide el Lun Dic 15, 2008 5:35 pm

Capitulo 1 : Despertares.



Esa hubiera sido una mañana como cualquier otra en la ciudad Bretona de Le Saint Crux, el gallo había cantado al asomarse los primeros rayos del sol, la campana del templo de la dama del lago llamaba a los feligreses para reunirlos y hacer la oración del inicio del día, con la cual recibirían todas las bendiciones de la Dama, el Duque Raymundo Dulake aun seguía bajo los efectos de la ultima cata de Vinos procedente de los viñedos de le Chiqix, este vino era el mejor del reino Bretón, su color carmesí y su consistencia se conseguía con un procedimiento milenario que nadie mas que el Maese Fabricio Ducrux conocía, el Duque regente de la ciudad siempre acudía a la cata de la producción que estaba lista para enviarse como tributo al Rey Louen, siempre acudía antes para tomar su parte de la producción y asegurarse de que su reserva de vino personal no se rebajara con un tanto de agua por cada tanto de vino como se hacia con el vino que se enviaba de tributo. A pesar de este procedimiento el Vino de Le Saint Crux era apreciado en la Corte del Rey por su cuerpo y por su sabor (además es sabido por algunos productores de vino bretones que el vino de otras provincias se rebajaba con 2 tantos de agua por uno de vino, a la reina le gustaba este Vino rebajado por que ya solo tenia que exprimir unos limones y añadir azúcar para obtener una deliciosa sangria)



Bueno, como comentaba en mi relato esa hubiera sido una mañana normal si no fuera por un peculiar ruido que se escuchaba a lo lejos, el ruido subía de intensidad y poco a poco los habitantes de la ciudad se dieron cuenta que ese día no seria como los otros, que su paz y seguridad pronto se vería interrumpida.

WWWWWWWWWWWWEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!



Seguido de este extraño ruido se escucho un impacto sordo en la plaza de la ciudad y los feligreses salieron presurosos del templo (después de todo cualquier excusa es buena para evitar dar donativos para la preservación del templo, la veneración de la bota izquierda de Sir Nubias, y otras ideas que se le ocurrían al religioso en turno)



- ¿Qué fue eso? Se preguntaron todos mientras corrían al centro de la plazoleta



Colgado de los cuartos traseros de la escultura ecuestre realizada en tamaño natural en honor a Gilles el Bretón solo se veían rastros de tela negra, una sustancia verde parecida a la piel y sangre, de este amasijo de restos salía una débil pero constante risa maléfica:



wha ha ha ha, snurf, wha ha ha ¡le di!!!, ¡azerté,!!!!! jui el primero, zoi el mejor je je je



Los habitantes de la ciudad aun no comprendían que pasaba, y fue en ese momento que el pandemonio reino (aclaramos que el pandemonio no es ningún príncipe demoníaco proveniente del reino del caos que se dedique a matar gente a virotazos, para todos aquellos que no son de Jalisco, el virote es una especie de bolillo o baguette duro que se utiliza principalmente para hacer tortas ahogadas, por esta razón a todos los que vivimos alguna vez en Jalisco, la imagen de un Lanza virotes de repetición de los altos elfos nos resulta escalofriante)



WWWWWWWWWWWWEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!

WWWWWWWWWWWWEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!

WWWWWWWWWWWWEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!

WWWWWWWWWWWWOOOOOOOHHHHHHHOOOOOOOOOO!!!!!



(Este último grito lo infirió un pequeño garrapato amarillo muy sonriente que sobrevivió a la batalla y ahora hace publicidad para una importante cadena de autoservicios, realmente nunca se recupero del golpe en la cabeza)



Las trompetas de alarma de los guardias de la puerta empezaron a sonar con gran fuerza, las campanas del templo de la Dama repiquetearon para realzar la urgencia de la situación, la ciudad se encontraba bajo ataque aéreo (aclaro, yo se que esto no es un relato de la segunda guerra mundial, y no se puede decir que era un ataque con cohetes V2 nazis, pero si consideramos la naturaleza del ataque creo que sigue siendo una buena definición) pequeños bultos gritones, seguían cayendo por todos lados, aplastando a personas, perros, y objetos por igual, los gritos que inferían al acercarse solo podían reflejar la locura destructiva de las criaturas que caían sobre los desvalidos bretones.


Última edición por Grimgor Ironhide el Lun Dic 15, 2008 5:36 pm, editado 1 vez
avatar
Grimgor Ironhide
Arbóreo

Cantidad de envíos : 1203
Edad : 49
Localización : Badlands
Fecha de inscripción : 28/03/2008

Hoja de personaje
Nombre: Akira Ashimoto
Experiencia:
0/100  (0/100)
Edad: 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Caida de la ciudad de Le Saint crux

Mensaje  Grimgor Ironhide el Lun Dic 15, 2008 5:36 pm

Capitulo 2 : Del otro lado de la Muralla…..



Y mientras el Duque aun dormía….



Aunque no lo crean, aquella hubiera sido una mañana normal si fuera de las murallas de la ciudad solo se encontraran las vastas planicies bretonas con los inmensos y verdes pastizales que eran parte importante de la economía Bretona, estos pastizales permitían la crianza de ganado bovino para exportación y del orgullo del país, sus caballos de guerra, estos imponentes animales pastaban libremente vigilados siempre por atentos criadores que sabían que de perder un caballo, su vida no valdría nada, también, un poco mas alejado se encontraban los frondosos viñedos de le Chiqix de donde surgía la principal materia prima para hacer el famoso Vino que tanto gusta al Rey. (el resto de la materia prima nos lo reservamos, ya que en aquellas épocas los sistemas de desagüe de las grandes ciudades no eran muy eficientes para separar el agua potable de las aguas negras y todo terminaba juntándose en el lago, esto era parte del éxito del vino, ya que era parte del la consistencia, del cuerpo y de ese sabor amargo tan característico. Pero insisto, esta información mejor me la guardo).





Bueno, el caso es que esa mañana era completamente diferente, los caballos no relinchaban, el ganado no mugía, y los que cuidaban a los animales ya no les preocupaba que su vida valiera menos que el subproducto de la castración de un toro (y no me refiero al buey que queda, si no al otro pedazo de carne que algunos cocinan y nombran criadillas). En lugar de todos estos elementos típicos de la campiña bretona solo se percibía un fuerte olor a carne asada (aquel día parecía cualquier sábado norteño AAAJJUUUAAAA) y los animales habían desaparecido, también los pastizales se veían mas verdes que de costumbre, pero el problema radicaba en que ese verde estaba en movimiento, fue entonces que un guardia en la torre grito:



- ¡Nos atacan los Orcos!!!! ¡A las Armas!!!!! ¡Suenen la alarma!!! Y por ningún motivo despierten al Duque!!!





Capitulo 3 : Vamoz Chikoz, ez hora de patear trazeroz de zeñoritos.



Aquella mañana era como cualquier otra, y si ya se que llevo dos capítulos diciendo que aquella mañana hubiera sido como cualquier otra, pero en este caso efectivamente aquella mañana era como cualquier otra desde el punto de vista del ejercito orco que se preparaba para la batalla, los orcos intentaban organizarse, algunos se peleaban entre ellos, los goblins volaban por los aires, los garrapatos arreaban a sus pastores, los goblins nocturnos se despertaban con jaqueca después de una noche de fiesta con cerveza de hongo sombrero loco (los que despertaban al ultimo recibían otra dosis de cerveza y se les daba una cadena amarrada a una pesada bola de metal, el funcionamiento de esta arma era muy parecido a las posadas mexicanas, en las que después de ingerir tequila, se le vendan los ojos al sujeto, se le dan unas vueltas para acabar de marearlo y se le da un palo de madera, después todos esperan que golpee una piñata, o haga algo divertido para grabarlo en el video y mandarlo al programa de “ay caramba!!!” Con la esperanza de que lo que les paguen por el video sea suficiente para sacar al abuelo del hospital, lugar al que no habría ingresado si no hubiera prestado su cabeza para la toma chuzca del video, bueno, los fanáticos funcionan igual, se emborrachan, son empujados por sus “amigos”, lo marean y lo avientan contra un objetivo muy parecido a las piñatas, ya saben que esos Bretones tienen un gusto bastante raro por las ropas de colores llamativos, mientras le gritan eso de “Dale! Dale! Dale! No pierdaz el tino...!”



Dirigiendo al ejercito orco se encontraba el caudillo mas exitoso de las ultimas décadas, Grimgor Ironhide, que seguía conservando su racha de invicto (todos sabemos que los orcos nunca pierden, y como dicen ellos: Zi ganamoz, ganamoz, Zi noz matan, noz matan, o zea ke no kuenta komo ke hayamoz perdido, y zi noz vamoz korriendo tampoco noz matan ¡o zea ke ziempre podemoz volver y probar otra vez!)



- Jefe!!! Jefe!!! Se acerco corriendo un goblin

- ¿Ke pazo?

- Ze noz eztan akabando los voluntarioz pa lanzarze en loz lanza piedras.

- ¿A poko ya no tenemoz voluntarioz?

- Zolo quedan loz suficientes para echar a jalar laz maquinaz de guerra.

- ¿Ke zugierez renacuajo?

- Podríamoz utilizar piedraz

- ¿Quierez decir ke podemoz utilizar los lanza piedraz ke lanzan goblins para lanzar piedraz?

- ¿komo?

- No kreo ke funzione azi, ¡Ya ze!, ponganle tunicaz negraz a laz piedraz antez de lanzarloz pa ke parezcan Goboz

- Ke buen idea, jefe!!! Yo me hago kargo.

- Borgut!!!!

- Si Jefe?

- Llama a todaz laz tropaz, kiero decirlez la estrategia

- Zi jefe!



Como todo gran estratega Grimgor parlamentaba con tropas para plantear el plan a seguir y motivarlos antes de la batalla



- ¡A ver Chicoz, llego el momento de demoztrar zu valia orca y ke ze han ganado el honor de pelear al lado del mejor, o zea yo !!!

- Grimgor, Grimgor!!!

- Hoy atakaremoz a los zonrozaoz pzicodélicoz ke montan kuakoz!!!!

- Grimgor, Grimgor!!!

- Ya noz comimoz sus kuakoz, ahora noz loz comeremoz a elloz!!!

- Grimgor, Grimgor!!!

- Y al terminar el día piztearemoz con eze vinillo tan zabrozo ke hazen en ezte pueblucho!!!

- Grimgor, Grimgor!!!

- Y no dejaremoz piedra zobre piedra!!!!

- Grimgor, Grimgor!!!

- Tenemoz ke zer mejorez ke losz Ezpring-vreakers en Kan-Kun!!!

- Grimgor, Grimgor!!!

- A la karga!!!! WWAAAAGGGGHHHHH!!!!!

- WAAAAAAAAAAGGGGGGHHHHH!!!!!



Con este poderoso grito que hizo que la tierra se estremeciera la horda inicio el ataque a las murallas de la ciudad de Le Saint Cruz, (nota a los criticones, se que dije que Grimgor plantearía la estrategia a seguir, y efectivamente eso esta reflejado cuando grita ¡a la karga! Que esperaban de un buen general orco)en el centro, empujando una torre de asalto estaba Grimgor con su guardia de 200 orcos negros, otra unidad de 400 orcos negros empujaba un ariete para derribar las puertas, el resto de las unidades de entre 150 y 250 orcos avanzaban cargando escaleras para asaltar los muros, y por los flancos los gemelos Rob el coleczionista (sobrenombre recibido por su tendencia a agarrar cosas y guardarlas en su bolsa), y Bob el Zaltador (por que este si sabe divertirse bailando un jarabe tapatío sobre los sombreros de los enemigos de los pieles verdes) se apresuraban para derribar los muros que ya habían sido debilitados con los primeros disparos de las catapultas, atrás de Grimgor se encontraba Wurzag acompañado de una escolta de 40 trolls que afortunadamente habían avanzado en esta ocasión junto con el resto del ejercito, y encabezando la carga una enorme unidad de 450 Goblins nocturnos avanzaban apresurados queriendo demostrar a Grimgor que ellos eran merecedores de estar en su ejercito, a pesar de que los debiluchos engendros tenían las piernas cortas y eran incapaces de sacar ventaja a sus primos mayores, la mano de Gorko parecía empujarlos a su destino, por ultimo, un poco retrazados, y cuidando los flancos una unidad de 100 jinetes de lobos y otra de 100 jinetes de jabalí.
avatar
Grimgor Ironhide
Arbóreo

Cantidad de envíos : 1203
Edad : 49
Localización : Badlands
Fecha de inscripción : 28/03/2008

Hoja de personaje
Nombre: Akira Ashimoto
Experiencia:
0/100  (0/100)
Edad: 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Caida de la ciudad de Le Saint crux

Mensaje  Grimgor Ironhide el Lun Dic 15, 2008 5:38 pm

Capitulo 4 : Buenos días Duque …..



Como ya estaba contándoles, aquella hubiera sido una mañana normal, El Duque seguía dormido a pesar de que el sol ya había recorrido una tercera parte del cielo, su garganta reseca por la deshidratación ocasionada por la excesiva ingesta de alcohol carraspeaba y hacia que su ronquido fuera ensordecedor, la duquesa, igual que todos los días, se encontraba recostada a su lado con un gorro típico de las damas bretonianas. Tratare de describirlo, si Walt Disney hubiera vivido en esa época, habría tenido que pagar regalías por el diseño de sus gorritos de orejas de Mickey. Ahora yo se que todos se preguntan ¿Qué demonios hace una dama como la duquesa dormida con un gorrito de Mickey Mouse? (retocando el punto de Mickey , espero que pronto puedan leer un relato sobre un Skaven con este nombre que conquisto el Oeste de Nagaroth idiotizando a varias generaciones de elfos oscuros, un gran hechicero gris sin duda) bueno, el gorrito era lo único que detenía en su lugar los tapones de algodón que tenia que utilizar para poder dormir junto a su esposo. Por esta razón (los ronquidos y el susodicho gorrito) los duques no se percataron del inicio del ataque a la ciudad, los guardias y los caballeros asignados al servicio del duque preferían enfrentar a los atacantes solos antes que despertar al duque y enfrentar su furia y su resaca, además el duque borracho solía hacer mas destrozos por la calle de la ciudad montado en Buckbeak I (el Hipogrifo del conde, glorioso antepasado de otro hipogrifo famosos que hace películas en Hollywood) que los que hasta el momento estaban haciendo las cosas que caían del cielo.



Bueno, lo que rompió la monotonía de la mañana fue que uno de esos bultos gritones se precipito por la ventana de la recamara del duque, impactándose contra el suelo de la habitación y rebotando hasta golpear el escudo de armas del duque que se encontraba arriba de su cama, ni aun este ruido pudo despertar al bello roncante, solo fue el goteo de un liquido marrón y espeso que empezó a caerle en una mejilla.



- ¡Guardias !!!

- ¿Si Milord?? Dijo el guardia mas solicito apresurándose a atender a su señor.

- Que demonios esta pasando?

- Señor, le pido por la dama que no invoque a esas criaturas, no vaya a ser que una lo escuche y venga a ver que quiere (ya saben como son de supersticiosos los bretones, ¿alguna vez han visto la habitación 13 en una posada bretona?, o ¿unidades de 13 caballeros?)

- Reporte, pero hágalo en voz baja por que me duele la cabeza.

- ¡Si señor! Estamos siendo atacados por goblins voladores.

- ¿Qué?

- Estamos siendo atacados por goblins voladores

- No, seas orate, si te escuche, pero los goblins no vuelan.

- Si Milord, pero ¿Cómo entro ese Goblin a su habitación?

- Tienes razón, mi estimado nariz café, eres mas inteligente de lo que aparentas.

- ¿Por qué me dice nariz café Milord?

- Bueno, ya veo que realmente si eres tan tonto como pensé, Reúnan a los caballeros, y preparen a mi Hippogrifo Buckbeak I, que se preparen todos para defender la ciudad…

- Si Milord!!!!

- ¡ Vieja, despierta ! Dijo el duque sacudiendo a su esposa que aun dormía

- ¿Que paso gordo? ¿Ya es medio día?

- No, necesito que vayas por la bruja de tu madre y por la bruja de tu hermana (en aquella época esto no te costaba un divorcio por diferencias irreconciliables, con pago de pensión alimenticia y toda la cosa, recuerden que algunas damas bretonas practicaban la hechicería y en el caso presente la Duquesa, su madre y su hermana eran de las brujas mas capaces de la ciudad), necesitamos sus dones ya que están atacando la ciudad.

- Esta bien, Guey… (esto tampoco era un insulto ya que desde entonces la influencia de reality shows como Big Brother afectaba la educación de la gente)



En ese momento entro Sir Artois, apuesto caballero medio entrado en años, que no se había casado con ninguna de las hermosas damas de la ciudad, por lo que tenia una reputación dudosa, obviamente de haber existido los análisis de ADN en esa época, su reputación no seria tan dudosa, pero su vida si correría peligro por cientos de maridos que de esa forma entenderían por que la mayoría de los niños de la ciudad tenían un parecido al ya mencionado caballero, incluidos dos de los cuatro hijos del duque regente (otra razón por la que la esposa le decía Guey). Sir Artois era un caballero del Grial (quien dice que son toda virtud, también tienen su corazoncito, además fue el primer caballero en cumplir su cruzada por el Gril conquistando a la dama del lago, yo sinceramente dudo que encontrara a la dama del lago, mas bien creo que conquisto a la esposa del ya mencionado especialista en Vinos Fabricio Ducrux, que aunque normalmente no se le podría confundir con la dama del lago, después de empinarse unos cuantos griales del ya famoso vinillo de Le Saint Cruz, cualquier mujer con un cáliz en la mano suele convertirse en una celestial aparición, y como decimos en México: “no hay mujer fea…. Lo que no hay es suficiente alcohol”, bueno, entro Sir Artois, que además de ser Caballero del Grial era el segundo en el mando de las fuerzas armadas de la ciudad (cargo que por cierto no habría obtenido de no ser amigo de farras del Rey Louen, como ven desde entonces se necesitaban buenos “conectes” para encontrar buenas chambas)





- ¡Señor !

- ¡No grites por favor!



Obviamente como Sir Artois se sentía muy influyente hizo caso omiso de esta advertencia (además es una joda estar cambiando el tamaño de la letra del texto)



- Los hombres ya están en sus posiciones, los arqueros están listos para hacer caer una lluvia de flechas sobre nuestros enemigos, y las dos catapultas que se mandaron construir en las torres ya están listas para aplastar a los infieles profanadores del sagrado suelo bretón -, (ya saben que los caballeros son muy cursis cuando tratan de proferir insultos a sus enemigos, tal vez por esto a los orcos les encanta burlarse de ellos)- en la plazoleta que esta junto al portón del lado este (por donde se originaba el ataque) ya esta lista mi unidad con 60 caballeros del grial, y otras dos unidades con 90 caballeros del reino, listos para cargar al enemigo, también sabemos que el conde de Le Murallón, ya mando una unidad de 90 caballeros del reino como refuerzo, ellos estarán llegando a partir del segundo turno si tiramos un 5 o un 6 (creo que aquí ya le quite el encanto al relato, espérenme, voy a hacer un renovado esfuerzo, recuerden que también uno se cansa cuando intenta darle una narrativa realista a una batalla de warhammer) También sabemos que el conde de Le Murallón mando una unidad de 90 caballeros del reino como refuerzo, esperemos que lleguen antes del medio día, esperemos que la Dama bendiga los cascos de sus caballos (y la tirada de los dados) para que lleguen a tiempo, en cuanto los veamos acercarse pido su autorización para cargar desde la ciudad con la caballería, y de esta forma acabar con el enemigo desde dos frentes.

- Sir Artois, su plan me parece excelente!!!

- Señor! El enemigo trae gigantes, son dos y cada uno se dirige a cada extremo de las murallas, creo que quieren destruir las torres que tienen las catapultas! – Informo el guardia lambiscon, que buscaba ascender entre las filas del ejército del Duque para así obtener un salario de una moneda de cobre al mes, con lo que seria suficiente para que su familia pagaran los impuestos mensuales que cobraba el duque.

- Informe a los caballeros que montan a los pegasos que ataquen a uno y a Sir. Embargo, matador de bestias, que tome a su pegaso real y se deshaga del otro.

- Si señor!!





De esta forma iniciaba la batalla por la ciudad de Le Saint Cruz, por sus vinos, por sus caballos y por sus damiselas con sombreritos de Disney.
avatar
Grimgor Ironhide
Arbóreo

Cantidad de envíos : 1203
Edad : 49
Localización : Badlands
Fecha de inscripción : 28/03/2008

Hoja de personaje
Nombre: Akira Ashimoto
Experiencia:
0/100  (0/100)
Edad: 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Caida de la ciudad de Le Saint crux

Mensaje  Grimgor Ironhide el Lun Dic 15, 2008 5:41 pm

Capitulo 5: Inicio de “joztilidadez”



Bueno, considérense lectores con suerte, (yo los considero pacientes, ya que siguen leyendo hasta este punto) ya que a partir de este capitulo no iniciare con la cantaleta de “Aquella hubiera sido una mañana como cualquier otra…” y no por que no quiera, a fin de cuentas uno se ahorra mucha inspiración escribiendo lo mismo una y otra vez, la verdad es que ya habían transcurrido unas cuantas horas desde que el templo de la dama tocara sus campanas para hacer la oración matutina, por lo que esa mañana ya había dejado de existir, y aunque podría iniciar con eso de “Aquel medio día hubiera sido como cualquier otro…” pero como ya fije en este relato la situación inicial de la contienda (así es, apenas terminamos el resumen del primer turno…) les prometo que ya no echare tanto rollo, se que este no es un cuento como cualquier otro, pero sean pacientes ya que es mi primer resumen de una batalla (espero pronto editar la versión larga ;-p )



Bueno, al grano, los orcos se acercaban rápidamente a la muralla bretona, mientras unas piedras envueltas con túnicas negras se estrellaban contra las murallas, varios goblins voladores seguían impactándose contra los arqueros que se escondían tras las murallas diezmándolos y en muchos casos creando el pánico, y quien no sufriría de pánico cuando se ve venir una cosa verde y apestosa, gritando y riendo como poseídos por algun demonio del caos ( o varios dioses, piénsenlo, verdes y apestosos: Nurgle, sanguinarios: Khorne, y además felices por el placer que les da destruir aun a costa de su propio dolor: Slaanesh), mientras tanto los caballeros que se encontraban en la plazoleta seguían esperando la señal de Sir Artois para salir y cargar sobre lo primero que se presente, los ciudadanos bretones rezaban fervientemente para recibir ayuda celestial (pero una pésima tirada evito que saliera el caballero verde cerca de los goblins nocturnos lo que habría sido catastrófico) pero sus plegarias no fueron escuchadas en ese momento, sin embargo al oriente se escucho el sonido de una trompeta.



- Los hombres de Le Murallón!!!! Se acercan los refuerzos!!!! -Grito un centinela.

- Alabada sea la dama! -Comento Sir Artois- Caballeros, prepárense para cargar, presentaremos batalla en dos frentes ¡Muerte a los pieles verdes!

- RUSSSS!!!



Se abrieron las puertas de la ciudadela y los caballeros salieron al campo de batalla a todo galope, tres poderosas unidades de caballeros que se unirían a una cuarta en medio del campo de batalla, el orgullo y la esperanza de Le Saint Cruz salio al encuentro de sus enemigos, solo unos pocos caballeros se quedaron en la ciudad para apoyar a los soldados en la defensa de las murallas, Sir Artois sentía la brisa en su rostro, su mano sostenía firmemente su lanza con la que pretendía atravesar a su objetivo, la fortaleza del caballo que montaba entre sus piernas, un pensamiento pícaro atravesó su pensamiento y por pudor se sonrojo y pensó para si mismo, cuanta similitud existe entre las dos cosas que mas me gusta hacer, con sus ojos recorrió el campo de batalla buscando a su enemigo, sabia que si acababa con el orco mas grande y feo seguramente acabaría con el general y con eso con la amenaza verde, la torre de asalto llamo su atención y grito a sus hombres que lo siguieran, ordeno a una unidad de caballeros del reino que cargaran a la misma unidad que el estaba atacando y a la otra unidad indico con señas que apoyaran a los caballeros de Le murallón cargando a la misma unidad, una enorme unidad de enanos verdes y desordenados vestidos con túnicas negras ….





Mientras tanto Grimgor seguía empujando la enorme torre de asalto junto con su guardia personal, fue en ese momento que escucho los gritos de jubilo que profería su horda, seguramente esa algarabía pronosticaba algo bueno, se asomo por un costado de la torre y como pocas veces sucediera durante su salvaje existencia el gran caudillo sonrió…



- Chicoz – dijo Grimgor con voz confiada- loz señoriítos zalieron a recibirnoz, Zeguramente tienen priza de morir, pero lo ke ez mejor, vienen a hacernoz el trabajo maz fázil, prefiero pelear contra ezaz doz unidadez de kuakeroz, ke zeguir empujando ezta koza, Chicoz la comida enlatada ezta frente a nosotros, zaken zuz abrelatas. ¡WAAAAAAGGGGGHHHH!



Mientras la guardia personal de Grimgor alistaba unas enormes hachas y unos enormes mazos que aun ellos tenían que sostener a dos manos, en la unidad de goblins el jefe supervisaba el avance más o menos ordenado de sus compañeros.



- Ezo ez chicoz, zigan marchando en bola, no kiero orden, lo eztan haziendo muy bien, ezo ustedez doz peleenze, bien, bien, todo ezta perfecto, komo ez de ezperarze.

- Gooooooool!

- Ke? Kien metio gol?

- Jue Jelipon jefecito

- Orale, como va el partido?

- 5 a 2 pero vamos a tener que suspender por que se noz akabaron loz Balonpatos

- Zi ez una laztima, ya no loz hacen komo antez ahora revientan kon kualkier kosa.

- Jefecito, kreo ke tenemos visitaz

- Je Je Je ya ze acercan ezoz lokos, preparen a loz fanáticos y díganle a Gublub que lez de otra doziz de hongoz zombrero loco para que funzionen maz mejor

- Je jeje zi, zomoz loz mejorez, loz maz chingonez y aztutoz, el zindicato CTM eztara feliz (por sus siglas CeTeeMe, que solo indican el miedo que provocaba a los Gobos nocturnos fallarle al sindicato con las cuotas obrero patronales)



La trampas estaban activadas solo era cuestión de tiempo ver cual de las dos era mas eficiente y cual decidiría la batalla de ese día.



Por otra parte la unidad de caballeros en pegaso se dirigió inmediatamente a su primer objetivo, un gigante con un casco de caparazón de tortuga gigante de Lustria, esa especie de tortuga ya era muy rara y solo pocas veces se le veía por lo que el articulo era un verdadero lujo, el galante capitán de la unidad pensaba reclamarlo para si mismo ya que consideraba que seria una excelente base para una cama y que las damiselas caerían rendidas a sus pies cuando les contara como la había obtenido, en eso estaba cuando recibió un poderoso golpe que lo envió por encima del muro de la ciudadela, Bob estaba al pendiente de la carga y cuando los vio venir se preparo para recibirlos, después del impacto que acabo con el soñador caballero el Gigante gritaba entusiasmado: Hum Run, Hum Run, put ito que en el lenguaje de los gigantes significa (leer con la aburrida voz de los traductores de los anuncios de radio de corona)“corre a casa señoriíto presumido”, los orcos que vieron el golpe gritaban enloquecidos mientras los músicos de las unidades empezaron a interpretar una tonadita muy pegajosa que hasta el día de hoy se usa continuamente, y en forma muy fastidiosa por cierto, en los partidos de Béisbol, Mientras Bob bateaba al caballero sus dos compañeros acertaron al blanco golpeándolo en el estomago y en el brazo, el impacto en el brazo solo provoco un insignificante rasguño ya que el poderoso golpe no pudo penetrar los músculos de hierro de Bob, sin embargo el impacto en el estomago lo afecto seriamente provocando una herida que solo provoco una mayor furia en el Gigante, ya que agudizo su conciencia de la existencia de su estomago y eso a su vez le recordó que esa mañana solo se había desayunado 3 toros rellenos de 8 goblins cada uno, por esta razón decidió atrapar a uno de los caballos voladores en cuanto se acercaran para comérselo.



Mientras Bob peleaba con una unidad completa de pegasos su hermano Rob observo que a el se dirigía uno solo, decepcionado por considerar que eso no era justo y que el merecía mas caballitos voladores que su hermano se preparo para recibir a su enemigo, mas sin embargo Sir Embargo fue mas rápido y esquivo el primer ataque del gigante, rápidamente ataco con un certero golpe sobre el hombro del monstruo cortando piel y tendones, el gigante sorprendido sonrió para si ya que sabia que si bien su hermano tenia cantidad el tenia calidad , discretamente abrió la bolsa que colgaba de su cinto y se preparo para la próxima embestida de su enemigo.



La trampas estaban activadas solo era cuestión de tiempo ver cual de las dos era mas eficiente y cual decidiría la batalla de ese día.



Regresando a los combates centrales, Sir Artois diviso a su enemigo, vio al enorme cacique orco, tuerto y con tantas cicatrices de heridas que ya no había espacio para hacerle una nueva, el orco era enorme e imponía un gran respeto en el campo de batalla, aquel gigante verde dio un paso delante de su batallón y con un grito apunto a Sir Artois, el reto era claro y Sir Artois como todo caballero del Grial no se iba a dejar intimidar por un salvaje ignorante que abiertamente lo provocaba a pelear con el, ligeramente cambio el rumbo de su caballo para garantizar que su impacto golpearía a aquel engendro maligno.



Por su parte Wurzag estaba desconcertado ya que había intentado llamar los poderes del WAAAGGHH, pero sin éxito, sintió la intervención de mentes humanas que estropearon sus esquemas, después de ese intento decidió esperar un poco mas a que la magia se acumulara en el campo de batalla, y su garrapato Fizban comenzaba a acumular energía verde, su pelo crispado con el poder indico a Wurzag que pronto podría utilizar la ayuda de sus dioses para acabar con los caballeros bretones, mientras avanzaba con sus guardaespaldas trolls vio sobre las murallas a las hechiceras que habían impedido que su magia tuviera éxito, pronto sentirían su venganza.



Nadie sabia que muchos niños perderían a su padre durante los primeros momentos de la batalla (No es que murieran muchos hombres en el primer encuentro pero ya les he contado de la afición de Sir Artois por endosar paternidades, aunque esto no importaba por que esos niños tampoco sabían que Sir Artois era su padre) y así fue, Sir Artois continuo la carga junto con su unidad contra aquellos poderosos pieles verdes, el caudillo orco no espero y salio al encuentro, desconcertando a Sir Artois que estaba acostumbrado a que sus enemigos intentaran aguantaran la carga, pero este gigante verde se movía mas rápido que lo que su enorme masa muscular parecía permitirle, su primer golpe ascendente desvió la lanza mágica de Sir Artois a un costado, el caballero vio en ese momento los ojos de su adversario y solo vio destrucción, no pudo encontrar ninguna emoción, que pudiera relacionar a esa criatura con alguna naturaleza humana, después el rápido movimiento del hacha de Grimgor golpeando en forma diagonal de izquierda a derecha y en forma descendente partió la cabeza del caballo de su adversario a pesar de la placa de metal que lo protegía, la fuerza del impacto detuvo en seco la carga del poderoso animal que se fue de bruces lanzando al sorprendido caballero de su silla, el general orco inicio otro movimiento rápido a una mano, golpeando de derecha a izquierda e impactando al héroe bretón, antes de que cayera, en un costado, Sir Artois casi perdió el conocimiento ya que el golpe saco todo el aire de sus pulmones y no se sabe si fue su armadura o la bendición de la dama la que lo salvo de ese golpe, pero de todas formas el impacto lo lanzo contra otro caballero, Grimgor como todo buen orco no perdió de vista a su presa y en un veloz movimiento brinco sobre el golpeado caballero asestando un poderoso impacto que termino con la vida de aquel singular hombre, lo ultimo que vio en los ojos de su verdugo fue la única emoción que puede percibir un orco como Grimgor: Odio (tal vez lo mas humano que se puede encontrar en el)



Las dos unidades de caballeros chocaron contra la guardia personal de Grimgor, a pesar de que estos no eran orcos normales el poderoso impacto de 150 caballeros cargando a todo galope aniquilo a casi la mitad de la guardia personal del general orco, un impacto como ese quebrantaría a cualquier enemigo y los orcos negros sintieron que esta vez verían a Gorko y a Morko, y en cierta forma fue lo que vieron, su caudillo estaba en medio del enemigo repartiendo golpes a diestra y siniestra, mandando a volar a los caballeros bretones, esto dio confianza a sus guardaespaldas que vieron en Grimgor la representación terrenal de sus temibles Dioses y se dispusieron a acabar con sus insolentes enemigos.



En otra parte del campo de batalla los Goblins estaban por recibir la carga de dos unidades de caballeros del reino, mientras se aproximaban los malvados entes se reían y lanzaban insultos a sus enemigos, hasta que llego el momento en que se escucho el grito del jefe Goblin: ¡zuéltenloz! Inmediatamente saltaron fuera de la unidad 30 Goblins amarrados a unas cadenas que en su extremo tenían unas pesadas bolas de metal, algunos de estos fanáticos goblins se impactaron contra la unidad de caballeros de Le Murallón que era la que estaba mas cerca matando a casi todos los caballeros de refuerzo que venían a apoyar a la ciudad de le Saint Cruz, aquellos caballeros que no murieron huyeron despavoridos sabiendo que habían fallado a su deber, nunca mas se supo de los supervivientes, se cree que se hicieron adoradores de reliquias y que a causa de la vergüenza que sufrieron por abandonar el campo de batalla buscaron revindicarse de esa forma jurando no volver a huir de sus deberes, pero por lo pronto y antes de que la conciencia les hablara abandonaron la batalla lo mas rápido posible.



La otra unidad de caballeros logro cargar a los pequeños demonios matando a mas de 120 de los enajenados entes, haciéndolos huir inmediatamente, los caballeros buscando vengar a sus compañeros de armas persiguieron a las malignas criaturas y acabaron con ellas pisándolas entre los cascos de los caballos o ensartados en la punta de las lanzas.



Al terminar la persecución los agotados caballeros se encontraron frente a frente con una fresca unidad de jinetes de jabalís comandados por un gran orco que sostenía una poderosa lanza en su mano derecha, el arma despedía un fantasmal resplandor y su poderosa asta era por lo menos el doble de larga que las lanzas que utilizaba la caballería bretona, la punta era mas elaborada que las rudimentarias puntas de las lanzas del resto de los jinetes y grabados en su hoja había símbolos arcanos que parecían estar en constante movimiento.

En ese momento lo único que se escucho fue un breve comentario del Jefe orco: ¿Noz eztaban buzcando?
avatar
Grimgor Ironhide
Arbóreo

Cantidad de envíos : 1203
Edad : 49
Localización : Badlands
Fecha de inscripción : 28/03/2008

Hoja de personaje
Nombre: Akira Ashimoto
Experiencia:
0/100  (0/100)
Edad: 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Caida de la ciudad de Le Saint crux

Mensaje  Grimgor Ironhide el Lun Dic 15, 2008 5:42 pm

Capitulo 6: El ataque a las murallas



El jefe Orco que dirigía a los jinetes de Jabalí se llamaba Nargzgub, tenia una larga historia de victorias acompañando a Grimgor, a pesar de ser un orco su fidelidad estaba mas que probada, el consideraba al caudillo orco como el máximo líder de los pieles verdes, quien en un futuro los guiaría al día del Ragnarock y los regresaría al lugar de preponderancia que los pieles verdes merecían sobre las otras razas del mundo, y entendía que Grimgor apenas empezaba a entrar en calorcillo, y consideraba que los sonrosados solo habían visto a un Grimgor juguetón que solo buscaba divertirse con las otras razas, y que el gran caudillo orco aun estaba midiendo la fuerza de sus enemigos, pero pronto llegaría el día en que convocaría el mayor Waaaaaaggghhh de la historia del mundo y la ola verde acabaría con el resto de los debiluchos, y mientras esto sucedía el estaría cerca del gran líder.



Nargzgub espoleo a su gran jabalí Juanito, equilibro su enorme lanza que el apodaba “La brocheta” y cargo contra los sorprendidos bretones, el resto de los jinetes lo siguió de cerca aunque el pronto empezó a sacarles ventaja, el ímpetu y la fortaleza de Juanito hacían que juntos fueran una unidad terrible de enfrentar.



Los bretones se reorganizaron, dispuestos a aguantar la carga ya que sabían que si huían se llenarían de vergüenza y seguramente perderían los favores de la Dama y de las damas de la ciudad, los caballeros sacaron sus espadas ya que no tenían tiempo de recuperar las lanzas que yacían enterradas en los cuerpos inertes de cientos de Goblins y se prepararon para recibir el terrible impacto.



Y el impacto fue demoledor, los orcos inspirados en su sangriento estandarte repartían golpes a diestra y siniestra, Nargzgub atravesó con “Brocheta” a 5 caballeros antes de perder el ímpetu de su carga, en total cerca de 70 caballeros perdieron la vida y solo 20 orcos murieron, los caballeros restantes dieron vuelta y huyeron despavoridos de aquellas maquinas de matar con tanta velocidad que los orcos no lograron alcanzarlos, pero les pisaban los talones y pronto lograrían eliminar a los supervivientes.



Bob molesto por el impacto que recibió en la barriga lanzo un grito descomunal, los insultos dirigidos a los caballeros eran dignos del mejor mercado Mexicano, y cualquier cargador lo habría considerado parte de su glorioso gremio, los caballeros que no tenían un carajo de idea de cómo devolverle el albur y el insulto al gigante huyeron despavoridos hacia la ciudadela, Bob los persiguió pero no los alcanzo, sin embargo llego a su objetivo, las murallas de la ciudad impactándose fuertemente con ellas.



Rob por su lado seguía enfrentado a Sir. Embargo, quien con otro rápido movimiento logro herir a su oponente, el certero golpe atravesó varios órganos vitales del Gigante y aunque no lo mato, fueron suficiente para debilitarlo, Rob agarro su bolsa y de un movimiento intento meter a Sir. Embargo dentro, pero gracias a su experiencia en la batalla y al buen entendimiento que tenia con su pegaso (además de que Rob estaba bastante debilitado) logro evitar el terrible destino que le deparaba aquella bolsa hedionda.



El duque vio la oportunidad de recibir las glorias de otros y como buen general Bretón se dirigió a la batalla que Sir Embargo enfrentaba con Rob, sin embargo seguramente el Vino que hacia famosa a la ciudad aun hacia efecto en el Duque ya que cuando trato de empalar al Gigante en su lanza mágica solo logro atravesar una bolsa que tenia colgada atrás.



Las unidades de orcos con escaleras se acercaron a las murallas donde los arqueros bretones intentaban evitar su avance con una lluvia de flechas y de piedras.



La segunda unidad de orcos negros cargo a los caballeros que estaban peleando contra el Caudillo piel verde.



Wurzag al estar cerca de las dos unidades de orcos negros trabados en combate sintió el poder del WAAAGGHH en su máxima intensidad y decidió invocar a Gorco para que marchara a la guerra junto a ellos, su cabeza empezó a girar, concentro todas las fuerzas acumuladas en las ultimas horas y su oración al gran dios guerrero orco fue escuchada, un enorme pie descendió de los cielos y empezó a aplastar a las unidades de arqueros que estaban protegidos tras las murallas, después de eliminar a varios de ellos, el gran pie se dirigió sobre una unidad de alabarderos que protegía una de las paredes de la ciudad del asalto, posteriormente el pisotón cayo sobre la Suegra del duque dejando tras de si una masa sanguinolenta en el piso, tanta sangre y grasa salio de la exuberante señora (que ya requería una liposucción urgente) que el gran Gorko resbalo y piso a una de las unidades de orcos mas próximas a las murallas, matando a casi 40 guerreros orcos, afortunadamente el pánico se evito ya que con un : UPZ UZTED DIZCULPE! Gorko se retiro apenado del campo de batalla, pero el daño estaba hecho y los diezmados soldados que protegían los muros sabían que ya solo era cuestión de tiempo antes de que cayera la ciudad.



En el centro del campo de batalla los caballeros intentaban detener a la unidad mas poderosa del ejercito Orco, era imperante destruir la torre ya que era la que podía dar acceso mas rápido al mayor numero de orcos que estaban atacando, Grimgor siguió repartiendo impactos con una velocidad impresionante, los sorprendidos caballeros no podían atinar a hacer algo para defenderse, entonces la guardia personal de Grimgor por fin pudo entrar en combate, sus poderosas armas a dos manos, o como Grimgor las llamaba “abrelatas” empezaron a hacer estragos entre los desanimados caballeros, solo la dama del lago evito que murieran mas caballeros en ese combate de los que debieron morir, parecía que el combate se mantendría en el centro del campo de batalla por mas tiempo, quitándole a Grimgor la oportunidad de ser el primero en entrar a la ciudad, pero la carga por un flanco que hiciera Borgut con la segunda unidad de Orcos negros sobre los caballeros del Reino fue determinante, aunque los caballeros del Grial estaban renuentes a huir se dieron cuenta que su empresa estaba condenada a la derrota y prefirieron retirarse para tratar de reagruparse dentro de la ciudad y defenderla hasta el ultimo hombre, sin embargo al acercarse a la puerta los guardias se negaron a abrir ya que los orcos estaban muy cerca y se corría el riesgo de perder mas por permitir a los caballeros que regresaran, el miedo de los guardias había condenado a la muerte a esos valerosos héroes, que resignados voltearon a ver a sus perseguidores que los alcanzaron y los masacraron, de esta forma la unidad de orcos negros que cargaban el ariete llegaron a la puerta y Grimgor se acerco mas con la torre de asedio.



Fue entonces cuando las oraciones de los habitantes de la atribulada ciudad fueron escuchadas, con una música cursi tipo Disney de fondo, un elegante caballero vestido de Verde salio del bosque, precisamente a un costado del lugar que los jinetes de lobo habían escogido para descansar y almorzar mientras sus primos mayores tomaban la ciudad, esta aparición los agarro desprevenidos e inmediatamente los jinetes recurrieron a aquella especialidad que los hace famosos: Huir.



Las dos damiselas sobrevivientes vieron con horror como su Madre moría aplastada por aquel gigantesco pie verde, buscando venganza empezaron a entonar sus encantamientos mas sutiles, a pesar de que Wurzag no es ningún novato en las artes mágicas se vio impedido para detener dos hechizos que se lanzaron al mismo tiempo, detuvo el que se dirigía sobre una unidad de orcos que empezaban a escalar las murallas pero el otro hechizo afecto a los jinetes de jabalí que se preparaban para cargar contra los caballeros sobrevivientes, repentinamente los jabalíes desobedecieron a sus jinetes y sin importar los gritos y golpes que les asestaban toda la unidad salio corriendo en dirección contraria, esto permitió a los caballeros reagruparse y el paladín que los guiaba decidió encarar a una unidad de orcos que se disponían a asaltar las murallas usando escaleras.



Repentinamente la suerte favorecía a los Bretones, y una pequeña esperanza de detener a aquellos seres despiadados brillo en los corazones de los ciudadanos. Je jeje Ilusos.
avatar
Grimgor Ironhide
Arbóreo

Cantidad de envíos : 1203
Edad : 49
Localización : Badlands
Fecha de inscripción : 28/03/2008

Hoja de personaje
Nombre: Akira Ashimoto
Experiencia:
0/100  (0/100)
Edad: 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Caida de la ciudad de Le Saint crux

Mensaje  Grimgor Ironhide el Lun Dic 15, 2008 5:45 pm

Capitulo 7: La caída…



Bueno, en resumen la situación era la siguiente: en la parte derecha del frente Orco se encontraba Rob malherido, peleando con el Duque y Sir Embargo, el caballero verde salio de un bosque y asusto con un certero BOOOO a los jinetes de lobo, el flanco derecho estaba amenazado.



En el flanco izquierdo, Bob ya había hecho huir a los jinetes de pegaso que solo lograron arañarlo y ahora estaba atacando las debilitadas murallas, los caballeros que increíblemente se reagruparon (Gracias a la bella voz de Lucio el trovador que acompañaba a la unidad) se preparaban para cargar a una unidad de orcos que se acercaban a la muralla, los jinetes de jabalí se dirigían al extremo equivocado del campo de batalla, debido al hechizo de control sobre las bestias de las brujas bretonas.



En la parte de atrás de la línea orca, los lanza piedras y los lanza goblins seguían disparando proyectiles contra las murallas, mismas que ya estaban debilitadas.



En el centro del campo de batalla las dos unidades de orcos negros estaban listas para asaltar la ciudad, Grimgor y sus chicos estaban cerca del muro y los orcos negros que cargaban el ariete empezaban a golpear las puertas, por ultimo otra unidad de orcos también estaban por iniciar la escalada de los muros.



Los Jinetes de lobos y los jinetes de Jabalí se reagruparon tras recordar cual era el destino que enfrentarían si Grimgor se enteraba de que habían abandonado el campo de batalla. (Mucho peor que enfrentar a un Duque, a un paladín en un pegaso, al caballero verde y a la posibilidad de que Rob se cayera sobre ellos.



Wurzag que se encontraba atrás de Grimgor vio la oportunidad, primero volvió a intentar convocar a Gorko para que bailara un jarabe Tapatío sobre los Bretones, las Damiselas vieron venir el enorme pie y recordando lo que había pasado a su madre hicieron todos los esfuerzos posibles para dispersar aquel enorme pie, y lo lograron, Wurzag al ver que las hechiceras bretonas habían agotado casi toda su magia para detener el gran pie de Gorko, golpeo a su Garrapato Fizban que parecía niño hiperactivo después de tomar café debido a la magia acumulada, y lo hizo liberar la magia que contenía, esto mas un poco de energía caótica que aun conservaba le permitiría a Wurzag lanzar el máximo hechizo de los shamanez orcos: el WAAAAAGGGHH.



En ese momento todos los pieles verdes se sintieron invadidos por una fuerza poderosa que daba energía a sus músculos y se lanzaron a la carga contra los muros de la ciudad, los jinetes de lobo cargaron al Caballero verde y los únicos que no llegaron al combate fueron los jinetes de Jabalí, pero se acercaron lo suficiente para amenazar a los caballeros bretones que quedaban en el campo de batalla, de esa forma, casi todas las unidades orcas habían entrado en combate, los agotados soldados que cubrían las murallas se movilizaron para reforzar las defensas.



Grimgor y sus guardaespaldas llegaron al muro que asaltaron con éxito abatiendo a varios arqueros que en vano intentaron oponerse al máximo asesino piel verde, los orcos negros que cargaban el ariete iniciaron la poderosa embestida a la puerta, debilitándola con el primer impacto, seguramente pronto destrozarían el portón y podrían entrar al patio, los orcos con escaleras asaltaron la muralla, pero la resistencia de los defensores evito que tuvieran éxito en su primer asalto, Bob ataco por segunda ocasión con un poderoso garrotazo a la muralla que tenia frente a el, en esta ocasión además de debilitarla mas hizo que cayeran al suelo varios de los defensores, Rob por su parte estaba en serios aprietos, estaba bastante debilitado y además se enfrentaba a dos poderosos caballeros bretones, sus heridas no le permitieron defenderse y Sir Embargo aserto nuevamente con su poderosa espada, los ojos de Rob, se voltearon quedando en blanco su debilitado cuerpo no aguanto mas y cayo, pero como todos los seres malignos antes de desmayarse estiro su mano y golpeo con toda la fuerza de su caída al Duque, los gritos de admiración que primero resonaron en la muralla por la derrota de aquel gigante, se convirtieron en gritos de desesperación al ver que aquel poderoso impacto provoco que bucbeak se precipitara al suelo y junto con el duque quedaran heridos, Sir Embargo reviso la situación y al ver a Grimgor en la muralla supo que tenia una sola oportunidad para detener el ataque orco, y se preparo a cargar la unidad de orcos negros, increíblemente los jinetes de lobo animados por la magia de Wurzag se enfrentaron con el caballero verde y aunque no pudieron impactar al fantasmal personaje lograron amedrentarlo con su superioridad numérica, la fantasmal figura del caballero empezó a perder fuerza y color, seguramente la voluntad que sostenía su existencia empezaba a desaparecer, por ultimo, una unidad de ballestas de asedio Goblin que había pasado toda la batalla disparándole a las moscas que pasaban cerca decidieron cambiar su estrategia y dispararon contra la única unidad de caballeros bretones que estaba en el campo de combate y que se disponían a cargar contra los desprevenidos orcos con escaleras, las enormes saetas que dispararon cruzaron el campo de batalla e impactaron a los desprevenidos caballeros en un costado matando a la mitad de los sobrevivientes, el haber huido con anterioridad de una batalla había ocasionado que perdieran el favor de la dama del lago y por eso ahora eran bastante vulnerables a los disparos de las poderosas maquinas de guerra, los sobrevivientes de la unidad, completamente desmoralizados por la matanza que presenciaban huyeron despavoridos y sin posibilidad de reagruparse.



Todo parecía indicar que la batalla estaba por definirse.



Los bretones solo estaban retrasando lo que era inevitable, Sir embargo cargo contra la unidad del general piel verde y como era de esperarse Grimgor al ver venir al elegante caballero decidió adelantarse y lanzar un reto contra Sir Embargo, a fin de cuentas nada divertía mas a Grimgor que desafiar caballeritos, el Duque y su hipogrifo se levantaron del suelo y a pesar de la terrible resaca (del Duque claro esta) cargaron contra Wurzag y sus trolls, al principio todos pensaron que iba a darle las gracias por haber acabado con su suegra pero realmente el duque traía ganas de pelear con alguien y ver si por fin podía atinarle a algo, esto comprueba lo que siempre he dicho, el alcohol da valor para pelear, pero también te incapacita…



Las hechiceras bretonas aun lamentaban la muerte de su madre y querían vengarse de el Shaman orco responsable de el suceso, y lanzaron hechizos contra la unidad de Trolls, buscando hacer que se enojaran y que fuera peligroso para el mismo shaman tratar de controlarlos, Wurzag riendo dispersó los hechizos sin ningún problema apoyándose de la resistencia natural de los trolls de piedra a la magia.



El caballero verde derroto a los Jinetes de lobo a pesar de su superioridad numérica, y los persiguió, pero los veloces lobos corrieron mas rápido que el caballero verde, seguramente por que iban ligeros ya que los cobardes Goblins habían bajado de sus monturas aterrados por el espectral caballero y ya les llevaban varios cuerpos de ventaja.



Mientras Wurzag aun celebraba su victoria contra las hechiceras bretonas repentinamente su unidad recibió un poderoso impacto y se encontró frente a frente con un hipogrifo y con el general bretón, el Duque dirigio todos sus ataques y los de su hipogrifo sobre el Shaman, pero el hipogrifo se mostró renuente a atacar a aquel ser oloroso que desprendía un resplandor verduzco, el duque contrariado por la reacción de su montura ataco al poderoso Shaman orco y aunque sintió que logro impactar 4 veces se sorprendió al ver que su contrincante solo derramaba sangre de dos heridas, seguramente los dioses paganos de los pieles verdes protegían a este enigmático personaje, los trolls atacaron al hipogrifo y lo masacraron (afortunadamente este hipogrifo ya había sido emparejado con una bella hipogrifa de la ciudad vecina de Le Murallón y de esa forma su descendencia estaba asegurada, si no hubiera sido así, probablemente Harry Potter no habría podido rescatar a su padrino de la Torre en que estaba atrapado, pero eso es harina de otro costal), a pesar de que su montura fue destruida el duque no abandono la lucha mostrándose como un digno representante de la valentía bretona (aunque yo mas bien creo que la cruda no le permitió correr lo rápido que hubiera requerido para escapar.



Grimgor se relamió los labios al ver venir hacia el un suculento trozo de carne enlatada y que ¡además volaba!, sir embargo bajo su lanza que tantos victorias le diera en el pasado y apunto al lugar en que aquel monstruo verde debiera tener el corazón , Grimgor espero a que aquel caballero se acercara mas a la muralla y en el ultimo momento brinco para atrás, esquivando la mortal lanza del caballero, con el mismo impulso siguió girando y clavo su hacha Gitznik en el estomago del pegaso, el alado corcel tiro a su asustado jinete, que afortunadamente aun conservaba una gran agilidad, el caballero saco la portentosa espada de los héroes, misma que le confiara un día la damisela del lago y la misma con que había derrotado a Rob, a pesar de su agilidad Sir embargo solo alcanzo a bloquear parte de los ataques de su formidable enemigo y recibió una profunda herida que seguramente lo debilito, ya que al contraatacar no lo hizo con la fuerza ni con la habilidad necesaria para impactar al general piel verde, Sir Embargo ya debilitado y al ver que los hombres de arma que aun defendían la muralla huían del amenazador piel verde decidió huir con ellos y tratar de salvar su vida, de esta forma Grimgor penetro las murallas de Le Saint Cruz.









Después de que Grimgor penetro las murallas es inútil relatar lo que paso en la ciudad, pero es suficiente con decir que los pocos sobrevivientes al ataque emigraron al norte de bretonia y fundaron una pequeña población cerca del mar, este asentamiento era atacado continuamente por salvajes merodeadores del caos, pero después de sobrevivir la caida de le Saint Cruz cualquier adorador del Caos es un boy scout comparado con Grimgor.



Bueno, espero que este relato les haya gustado, y espero que los motive a reconocer en sus juegos de Warhammer algo que tiene un gran valor agregado este pasatiempo que tanto nos gusta, y eso es la Narrativa, los invito a escribir un relato de sus mejores batallas.



Y para todos aquellos que se quedaron con la inquietud del destino del Duque, dejenme decirles que llava una vida muy feliz, Wurzag lo convirtió en un garrapato y lo adopto, ahora le sirve para probar el nivel toxico de la cerveza de hongo sombrero loco que wurzag hace para las tropas de Grimgor, por lo que el pequeño garrapato panzon se la pasa la mayor parte del tiempo borracho y roncando, y lejos de su esposa.



Prologo ( y aunque este al final, no lo confundan con proctologo)



- Jefazo!!! Jefazo!!! - Gritaba un goblin nocturno mientras se acercaba a Grimgor

- Ke Pazo? Enano razkahuele

- Enkontramoz lo ke vinimoz a buscar, ya eztaba todo lizto, montado zobre kuakos orejonez y toda la koza, como ke zabian ke viniamoz a buzkar y lo predispusieron pa ke noz lo llevemoz, yo pense ke loz sonrosados no noz kerian

- Okas razkahuele, trae un barril de ezo ke toman loz rozadoz y ke los ponen bien lokoz

Momento después regreso el hiperactivo Goblin (que por cierto era de los pocos que sobrevivieron al reclutamiento “voluntario” para servir en la naciente fuerza aerea verde)

- Jefazo, aki ta zu enkargo

- Trae aka enano… Glup Glup Glup (de tres tragos el poderoso caudillo orco vacio el contenido del barril)

- Kihubolas jefecito, ta chido el toloche o ke (pregunto un orco recien llegado de una ciudad situada entre montañas y que siempre es cubierta por un enorme banco de nubes grises)

- Ezto ez bebida de Goblins, he tomado leche maz fuerte que ezto, llevenle todo el cargamento a Wurzag y diganle ke le agregue a ezte brebaje muchoz hongoz sombrero loko.

- Zi Jefe!!!



De esta forma, pacientes lectores, se perdio el honor del Duque, el padre de muchos, la madre de algunas, la ciudad de Le Saint Cruz, pero lo peor: ¡el cargamento de vino para el rey!



WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAGGGGGGHHHHH!!!!!!
avatar
Grimgor Ironhide
Arbóreo

Cantidad de envíos : 1203
Edad : 49
Localización : Badlands
Fecha de inscripción : 28/03/2008

Hoja de personaje
Nombre: Akira Ashimoto
Experiencia:
0/100  (0/100)
Edad: 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Caida de la ciudad de Le Saint crux

Mensaje  pp el Jue Ene 08, 2009 8:09 pm

Jejeje, hasta ahorita vi que estaba posteado. Se me hace bien chida esa historia Very Happy

_________________
Nuestra senda es la única y verdadera, y nadie puede desafiarnos
avatar
pp
Arbóreo

Cantidad de envíos : 1201
Edad : 26
Localización : En algún lugar de Lustria....
Fecha de inscripción : 24/03/2008

Hoja de personaje
Nombre: Nathaniel Stevens
Experiencia:
0/100  (0/100)
Edad: 53

Ver perfil de usuario http://lacuevadetrollz.forumr.net

Volver arriba Ir abajo

Re: La Caida de la ciudad de Le Saint crux

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.